Susan Mallery


La Hermana De La Novia

Amor en Fool's Gold, 2.5

Título original: Sister of the Bride (Ant. Summer Brides)

Capítulo 1

– Katie, cariño, necesitas pareja para la boda de tu hermana.

– Ya tenía pareja, mamá. Va a casarse con la novia.

– Está bien, sí, tú hermana te robó el novio -dijo Janis McCormick con un suspiro-. Y eso estuvo muy mal. Pero ya ha pasado casi un año. Es agua pasada. Van a casarse. Toda la familia va a ir a la boda, y hay doscientos invitados. Vamos a pasar un largo fin de semana lleno de toda clase de acontecimientos, y te aseguro que te sentirás mejor si tienes pareja. Si no, la familia será un tormento para ti, y nos volveremos las dos locas -su madre se detuvo por fin para recuperar el aliento-. Hazlo por mí, Katie, por favor.

En momentos como aquél, Katie odiaba la idea de crecer y comportarse como una persona adulta. Había ocasiones en que la mejor solución para un problema parecía una buena pataleta. Como aquélla. Pero ella no había sido nunca muy aficionada al drama: eso era cosa de su hermana. Y le costaba trabajo decirle que no a su madre. Sobre todo porque Janis no pedía demasiado. Era una de esas madres cariñosas y atentas que se preocupaban por sus hijos, y de vez en cuando hasta le pasaba cincuenta dólares cuando quedaban para comer, a pesar de que Katie vivía sola desde la universidad y tenía un trabajo estupendo, que además adoraba.

– Mamá -dijo-, te quiero, ya lo sabes.

– No digas «pero». Bastante nerviosa estoy ya. Tu hermana me está volviendo loca. No tuve que empezar a teñirme el pelo hasta se prometió en matrimonio. Te juro que en cuanto comenzó a traer revistas de novias y a hablarme de tules, empezaron a salirme canas.

Katie se inclinó hacia delante en el asiento del restaurante. Su madre y ella estaban tomando un almuerzo rápido para hablar de los últimos cambios que había hecho Courtney en sus planes de boda. A su hermana no parecía preocuparle que quedaran sólo dos semanas para la ceremonia.

Tampoco parecía preocuparle haberle robado el novio a Katie.

No iba a amargarse, se recordó Katie. Se sobrepondría a aquellos sentimientos mezquinos. Courtney era su hermana y el lazo que había entre ellas era fuerte y duradero. Pero tampoco estaría mal que Courtney se despertara la mañana de su boda con un grano del tamaño de Cleveland.

Katie se aclaró la garganta.

– Me gustaría ir con alguien a la boda, pero no hay nadie. Ya sabes que los solteros no abundan precisamente. No se me ocurre nadie en quien confíe lo suficiente como para fingir que estamos saliendo.

– ¿Me estás diciendo que no has salido con nadie desde que rompiste con Alex?

Técnicamente, no habían roto. Alex y ella habían ido a una de las típicas cenas de domingo en casa de sus padres. Llevaban meses yendo a aquellas cenas. Esa noche, sin embargo, Katie había tenido la sensación de que Alex iba a hacerle la gran pregunta. Sobre todo, porque había encontrado por casualidad la factura de un anillo de diamantes en el bolsillo de su chaqueta cuando él se la había prestado en un partido de fútbol.

No estaba segura de querer pasar el resto de su vida con Alex, pero se dijo que era normal tener dudas. A fin de cuentas, ¿cómo sabía una que un hombre era su media naranja?

Sólo que Alex no se declaró.

La llegada inesperada de Courtney había interrumpido la cena. Alex y Courtney se habían echado una mirada, y Katie había dejado de existir.

– ¿Katie? -preguntó su madre-. ¿No sales con nadie?

– No. He estado muy liada con el trabajo, y además no me apetece.

Su madre suspiró.

– Son cuatro días de familia y estrés. No quiero tener que pasármelos contestando a preguntas sobre tu vida amorosa, e imagino que tú menos aún. Tienes que llevar a un hombre.

– Lo siento, pero no.

– ¿Qué me dices de Howie?

«Santo cielo, no».

Le dieron ganas de darse de cabezazos contra la mesa.

– No, mamá.

– ¿Por qué no? Es listo y rico, y muy divertido.

Y se llamaba Howie. Era el hijo de la mejor amiga de su madre. Las dos llevaban años intentando emparejarlos. Katie se había resistido con todas sus fuerzas. La última vez que había visto a Howie, su madre y él estaban de visita en Fool's Gold. Él tenía unos dieciséis años, y era tan listo que ya estaba en la universidad. Alto, delgaducho, con los pantalones demasiado cortos y unas gruesas gafas de pasta negra, la miraba como si fuera una especie de bicho sin interés alguno. No habían tenido nada que decirse el uno al otro.

– Howie no me interesa -dijo con firmeza-. Prefiero contestar a preguntas indiscretas.

Ninguna mujer podía estar tan desesperada como para aceptar a Howie. Al menos, ella no lo estaba.

– Katie, no me hagas poner voz de mala madre.

Katie sonrió.

– Mamá, tengo veintisiete años. Tu voz de mala madre ya no funciona conmigo.

– ¿Te apuestas algo? -su madre suspiró otra vez. La miraba con preocupación-. Por favor. Estoy dispuesta a suplicártelo. ¿Eso quieres? Estoy desesperada. Quiero que te lo pases bien -hizo una pausa-. Bueno, todo lo bien que puedas. Y no quiero que te preocupes por lo que puedan estar pensando los demás. Son cuatro días. Casi no tendréis que veros.

Eran cuatro días en un hotel de montaña. ¿Cómo iba a evitar a su familia… y a Howie?

– Está haciendo un proyecto muy importante en el trabajo -añadió su madre-. Seguro que está casi todo el tiempo ocupado.

Katie dudó, no sólo porque adoraba a su madre, sino también porque las preguntas de su familia acerca de por qué no se había casado empezaban a volverse brutales. Allí estaba ella, la hermana mayor, soltera todavía y sin novio a la vista. Courtney no podía pasar ni un cuarto de hora sin enamorarse.

– Está bien -dijo, accediendo al fin-. Pero sólo para la boda. Nada más. Nunca más.

Su madre sonrió de oreja a oreja.

– Estupendo. Yo me encargo de avisar a Howie. Esto va a ser fantástico. Ya lo verás.